poemas, poesia, poesias poemas de amor, poemas romanticos  
poemas de amor, poemas romanticos, cartas de amor, poemas tristes

Home   Pensamientos    Reflexiones   Poemas   Contacto

Más allá de la muerte

 

Hola mi Amor:

Hoy se cumple un año desde que partí de tu lado... Desde hace 365 días lloras por mí, y llevas 8760 horas pensando en mí. Amor, mi cuerpo no se encuentra junto a ti, pero mi alma, mi alma se quedó contigo y con nuestro hijo, ese pequeño angelito que tiene tus ojos, que lleva tu nombre...

Justo ahora sentada al lado de nuestro Señor, el creador de la vida, he comenzado a recordar...

Los recuerdos son pocos, sin duda lo son pero claros.

...Solía ser una chica superficial a la que solo le interesaba el dinero, la moda, los autos, los viajes... hasta que te conocí a ti, un chico sencillo, estudiante de la misma preparatoria que yo pero becado, te alejaba de mi tu humildad, me negaba a aceptar que me había enamorado de ti desde el instante en que te conocí...

Mi actitud fue cambiando...aquella tarde en que nos dimos nuestro primer beso...me convertí en una chica dulce, tierna, sencilla y humilde.

El amor me transformó.

Al poco tiempo acepté ser tu novia, solíamos ser muy felices ¿lo recuerdas?, hasta que... mi abuelo, un ser sin escrúpulos, dominante y poderoso, se opuso a nuestra relación, sin embargo; logramos salir adelante, y así como yo cambié también hubo un cambio en mi abuelo, gracias a la ayuda de mis papás y a nuestro amor.

El tiempo transcurría y pronto cumplimos 2 años de novios, ambos teníamos solo 18 años.

Festejamos nuestro segundo aniversario con una cena a la luz de la luna en una playa chilena, bailamos sellando la melodía con un beso que desencadenó la pasión, nos entregamos en cuerpo y alma... pero un par de semanas después todo cambió.

Ella se interpuso entre nosotros, aún recuerdo la mañana en la que me citó en un café para hablar de ti, "lucharé por él..." me dijo entre otras cosas.

Me levanté de la mesa, pagué la cuenta y justo cuando me disponía a marcharme, sentí un malestar que me hizo perder el conocimiento... desperté en un hospital, mi abuelo y mis padres se encontraban a mi lado cuando el médico me dio una noticia que fue para mi el mejor regalo...

¡Estaba embarazada!

Tendría un bebé, un hijo tuyo y mío.

La noche de ese día cenaríamos en tu casa... solo recuerdo que al llegar atravesando la puerta de entrada me despreciaste rechazando mi saludo y mi beso.

Ella... nos había separado inventando una serie de calumnias en mi contra...

Decidí entonces no decirte nada de mi embarazo... por favor, perdóname.

Al día siguiente estaba dispuesta a irme lejos de ti, recibí una visita en casa: ella, quien me confesó sus fechorías. Traté de ir contigo para decirte y recuperar nuestro amor. Ella trató de impedirlo arrojándome por las escaleras.

Tú, lo presenciaste todo, te diste cuenta de la mentira en que nos vimos envueltos.

Afortunadamente no perdí a mi bebé con la caída... y al poco tiempo nos casamos.

Nuevamente la dicha nos sonreía...

Los meses pasaron y para complementar nuestra felicidad llegó el nacimiento de nuestro hijo, un pequeñín que lleva tu nombre, lo bautizamos y ese bebé solía ser nuestra ilusión...

Meses más tarde cumplíamos nuestro primer año de casados, hicimos una gran fiesta para celebrar... La orquesta tocó nuestra melodía y nos dispusimos a bailar... Mi felicidad se vio interrumpida por la presencia nuevamente de ella...

...Mi mente tiene borroso ese episodio, solo recuerdo que después de escuchar una amenaza de los labios de ella, sentí un fuerte golpe en mi pecho... caí sobre ti y de mi pecho brotaba sangre que salía de la herida provocada por la bala que atravesó no solo mi cuerpo sino mis ilusiones y mi vida...

"Te amo... cuida a nuestro hijo y háblale de lo mucho que lo quise y lo seguiré queriendo...t... e... a... m... o..." fueron mis últimas palabras para ti, selladas por un beso de tus labios... mi brazo cayó acariciando tu espalda... gritaste y lloraste por no se cuanto tiempo pegado a mi cuerpo que yacía inerte entre tus brazos...

Después de mi entierro, al alejarse la gente de mi tumba, te quedaste solo con nuestro hijo en brazos... me prometiste que jamás me olvidarías y que cuidarías a nuestro hijo, que le hablarías de mí y le contarías lo mucho que se amaron sus padres... tus palabras fueron un juramento.

Ha pasado un año desde entonces, sigo presente en ti... todos los días dejas dos rosas sobre mi tumba, una roja y otra blanca, una tuya y otra de mi hijo...

Mi amor aún eres joven, mereces ser feliz, nuestro hijo necesita una madre...no me olvides, solo te pido que intentes amar a otra persona, a una mujer que te merezca y merezca ser la madre de nuestro hijo...

Piensa que todos nos merecemos una segunda oportunidad de ser feliz... nuestra oportunidad se vio truncada al arrebatarme la vida pero tu, amor mío, sigues vivo aunque tu alma se encuentre conmigo, intenta ser feliz y ama, entrégate al amor, vuela con una nueva ilusión y sonríe al despertar de este sueño donde te envío este mensaje...

Mi amor, aún después de la muerte... ¡TE AMO!

Oh no!!! Espera un poco aún no despiertes... "Dios mío, gracias"… Mi amor, pronto estaremos juntos nuevamente, he tenido el privilegio de que me otorgaran una nueva oportunidad...

Aún no se como ni cuando exactamente pero te aseguro que Tú, nuestro hijo y yo, estaremos juntos para formar una familia y ser felices...

Nuestros sueños de ver juntos crecer a nuestro bebé muy pronto se harán realidad.

...Mi amor... por favor: espérame... voy en camino...

 

Colaboración de Merian Viancel
México








 


¿Te  gustaría  que  tus escritos aparezcan en Tu Breve Espacio? Te doy el crédito por tus colaboraciones. haz click aquí

También dime si deseas que ponga tu correo en tus colaboraciones o no.

¡Gracias!